Resultados

Proteger la paz y la Constitución, un horizonte compartido

En este texto ampliaremos la información sobre el mandato seis: proteger la paz y la Constitución, con el que más de cinco mil personas logran coincidir en un horizonte común, una apuesta de futuro e identitaria.

¿Qué deberíamos mantener en Colombia? Esta es una de las tres preguntas que más de cinco mil colombianos podían escoger para desarrollar una conversación con desconocidos. Las  otras dos eran qué cambiar y qué mejorar.

No queremos cambios radicales. Queremos que funcione lo que tiene que funcionar. Que el país marche según acordamos en la Carta Magna y que se cumplan los acuerdos que hacemos.

Conservar la felicidad 

Silencio, las niñas y los niños están hablando. Esta es la agenda de más de 400 niñas, niños y adolescentes que participaron en las conversaciones. 

Su presencia y su voz fueron muy importantes no sólo por la posibilidad de diálogo para un segmento poblacional que, en ocasiones, se deja de lado en la conversación pública, también por el especial énfasis que hicieron en asuntos relacionados con el medio ambiente. De todos los segmentos etarios analizados, los participantes de entre 8 y 18 años fueron los que más conversaron sobre medio ambiente, biodiversidad y otros temas asociados a la sostenibilidad.

Corrupción, el gran obstáculo según los colombianos 

En este texto ampliaremos la información sobre los mandatos dos y tres, que podríamos resumir así: cambiar la política y transformar la cultura para eliminar la corrupción.

Si en Colombia pudiéramos darle un nombre al gran enemigo que nos impide tener un mejor país, es decir, un país en el que se cumpla la Constitución Política, ese nombre sería Corrupción. 

Estos fueron el segundo y el cuarto temas que más conversaron en las sesiones. El 72% de las conversaciones sobre política hizo referencia a la necesidad de cambio. En el caso de la corrupción fue del 94%. 

¿Para qué una educación que ponga en el centro la formación ciudadana? Para eliminar la corrupción.

¿Para qué cambiar la política? Para eliminar la corrupción.

¿Por qué estamos tristes? Porque creemos que las prácticas corruptas se interpondrán en el cambio que necesitamos.

¿Por qué no confiamos en el Congreso, el presidente y los alcaldes? Porque creemos que sus prácticas son corruptas.

Quien conversa, confía. Construir confianza en lo público

Uno de los retos que enfrenta la democracia en Colombia es la desconfianza. Tras los diálogos de Tenemos que Hablar Colombia, los participantes incrementaron su capacidad de confiar en el futuro y en los demás. ¿Cómo lo hicieron?

Este informe es un pequeño tributo a la confianza que miles de colombianos depositaron en Tenemos que hablar Colombia para representar sus intereses y deseos y, en esa medida, encontrar un compromiso por parte de aquellos que están próximos a tomar juramento en salvaguarda de la Constitución y la ley, así como a honrar los derechos ciudadanos. Desde aquí, muchas gracias por la confianza.

Las conversaciones de Tenemos que hablar Colombia transitaron a través de tres ciclos. En el primero, la pregunta orientadora qué cambiar, mejorar o mantener establecía la agenda de discusión para cada uno de los participantes, según las preferencias, los conocimientos o las experiencias de los conversadores al momento de elegir uno de los tres verbos rectores y expresar sus puntos de vista.

Seis mandados ciudadanos para pensar el futuro de Colombia

Acompañamos esta iniciativa de diálogo nacional somos ahora custodios de las conversaciones y asumimos la responsabilidad de hacer visibles sus reflexiones y llamados.  

Invitamos al país a escuchar la voz ciudadana recogida en este estudio, inédito en Colombia, y a cuidar su palabra, porque desde esa polifonía tenemos la posibilidad de crear y reparar las confianzas requeridas para activar cambios sociales necesarios.

Especialmente, para quienes llegan a la Presidencia y al Congreso, la invitación para que esta carta de navegación no sea ignorada. De lo contrario, corremos el riesgo de ser sordos a las voces que reclaman un cambio con inteligencia, y con la participación de todos. Necesitamos un país con posibilidades de gobernabilidad para el fortalecimiento de la gran conversación nacional que debe ser la democracia. Especialmente, para quienes llegan a la Presidencia y al Congreso, la invitación para que esta carta de navegación no sea ignorada. De lo contrario, corremos el riesgo de ser sordos a las voces que reclaman un cambio con inteligencia, y con la participación de todos. Necesitamos un país con posibilidades de gobernabilidad para el fortalecimiento de la gran conversación nacional que debe ser la democracia.

Colombia a Escala

Este es el informe de resultados, completo, de las más de 1400 conversaciones que tuvieron 5.159 sobre el futuro de Colombia. 

Desde finales de 2019, pero especialmente después del 28 de abril de 2021, cientos de miles de colombianos y colombianas de diferentes ciudades del país salieron a las calles a reclamar al unísono la posibilidad de alcanzar cambios reales y sostenibles que repercutieran en una mejor calidad de vida. Ante miles de demandas ciudadanas, mecanismos de respuesta fallidos y un estallido social inminente, se abrió una ventana de oportunidad para convertir la rabia y la impotencia generalizadas en canales de conciliación que garantizaran el diálogo, el respeto y la consecución de acuerdos. Estos son los resultados. 

La línea Diálogo de diálogos de Tenemos que hablar Colombia reunió los resultados de otras iniciativas de conversación que se implementaron en el país en 2021